¿El orador nace o se hace?

¿El joven orador nace o se hace?

«El poeta nace y el orador se hace», esta es una de las citas que nos regaló el gran Cicerón, filósofo y escritor. Al mismo tiempo, José Ortega y Gasset, filósofo y ensayista español del siglo XX, también nos dice: «Además de enseñar, enseña a dudar de lo que enseñas». Así que vamos a dudar de lo que nos han enseñado:

¿El orador nace o se hace? o mejor dicho: ¿El joven orador nace o se hace?

Para saber si nacen o se hacen primero vamos a buscar qué referentes tenemos dentro de la historia de la oratoria. Si hacemos una búsqueda en google poniendo la palabra clave «Los mejores oradores del mundo» aparece la lista de los 10 mejores, comenzando con Pericles, Demóstenes, Abraham Lincoln, Winston Churchill, Mahatma Gandhi… y terminando con Barack Obama.

¿Qué edad tenían estos oradores?

Todos ellos tenían más de 30 años cuando hicieron sus famosos discursos. Sabemos que si nos vinculamos a la emoción de la admiración contemplamos sin juzgar, aprendemos sin esforzarnos de lo que otros ya saben. Y mi pregunta es:

¿Hoy en día los jóvenes tienen referentes de su edad que destaquen por su elocuencia? ¿Los podemos encontrar en las redes sociales? ¿Los jóvenes están interesados en buscarlos?

Ante estas preguntas, busco respuestas en la situación de hoy en día, en mi realidad, en las clases de hablar en público que imparto a niños y jóvenes. Durante mis cuatro años de «El Show de la Palabra» he dado clase a mas de 1.500 alumnos y un 60% han sido jóvenes. Y ahora me vuelvo a preguntar:

¿Pericles, Winston Churchill o Barack Obama se fijaron en jóvenes referentes para dominar su oratoria? ¿Se vieron en la situación de buscarse la vida para ser excelentes comunicadores? O ¿recibieron clases de oratoria?

Pericles tuvo la suerte de nacer en la época de esplendor de la oratoria, hace 2.000 años no había móviles, televisión o periódico y la única vía para vender, para conseguir un trabajo o para defenderse ante un tribunal era el dominio de la palabra. Winston Churchill, en plena segunda guerra mundial, salió a flote gracias al domino de su retórica y Barack Obama tuvo que convencer a muchos votantes a través de sus historias.

¿El joven orador nace o se hace?

Hay muchos jóvenes que nacen con el don de la palabra pero si no se trabaja la técnica de la oratoria, o no se ven en la situación de utilizarlo, ese don se va perdiendo. De lo si estoy convencida es que cualquier joven es capaz de ser un buen orador y ese es mi objetivo en mis clases de «El Show de la Palabra». Todos podemos ser buenos comunicadores, lo único que tenemos que hacer es estudiar la técnica de la oratoria y practicar, practicar y practicar.

¿Eres joven y quieres convertirte en un gran orador?

Si eres joven y quieres aprender la técnica para ser un mejor orador o una mejor oradora, apúntame a mis próximos cursos para niños y adolescentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.